jueves, 9 de marzo de 2017 | By: Canalla amateur

Ítaca


Anochece en el exterior mientras tras nuestra puerta resurge un nuevo amanecer. Espoleado por una oportuna musa de piel alba y cabello fino que acude a la herida me encuentro frente a ella sabiendo qué hacer. Tira de mis riendas y me azuza al tiempo. Como si me quisiera frenado y desbocado a la sazón. Consigue que mis ollares rezumen de anticipación y que mis costados sangren. El cuero se torna rojo de tanto morderlo y, de tal modo, ris ras, acaba llegando al núcleo blandito que yacía cubierto bajo el peso de cien errores y rendiciones.

Cubriéndonos bajo las sábanas de la tormenta que es el sentido común nos fundimos como tantas otras veces. Nos entregamos sin reservas en cuerpo, sangre, alma y sentimiento. De buena lid. Triunfal como tan pocas veces la había visto me aferra como si temiese que me fuese de nuevo. Si consiguiese articular palabra al amparo de su mirada de ascua y cristal le diría que, si bien me fui de cuerpo, siempre estuve de mente. Hasta cuando creí no estarlo. Que siempre quise volver a mi Ítaca atado al mástil del navío sacudido por las olas del qué pudo ser. Que la tuve dibujada bajo los párpados cada vez que me vencía el sueño.

Ahora que yazco en su abrazo no puedo menos que sentir que todo lo que mi cuerpo esconde, mi alma lo chilla a garganta sangrante. Ahora que sé que todo sigue en su sitio tras mi partida, que es tan bueno como siempre imaginé, pongo pie en tierra. Titubeante tras tantos años en alta mar mis piernas tiemblan desacostumbradas a la firmeza de un suelo que no cimbrea bajo la acometida del oleaje. Aún con todo, hurto el espacio que nos separa hasta llegar a su piel. Y planto la bandera decretando así, por derecho de conquista, la anulación a efecto inmediato de los malos presagios. De las desconfianzas y los miedos vacíos. De los quizás y los mejor no. Sabiendo lo que ahora sé, siendo el hombre que ahora soy, teniendo ambos la sed que tenemos, dejo de lado mi capacidad para las pausas y la paciencia. Hemos vuelto.


0 comentarios:

Publicar un comentario